4.5.13

Suelo y silencio.


He estado teniendo visiones toda la semana, probablemente se debe a los cambios drásticos del clima; me gusta más la idea de que no estoy durmiendo bien últimamente. cuando vengo en el camión de regreso a casa, la gente se me queda viendo, me mira de arriba abajo, me mira los rasguños, me mira las ojeras, el cabello largo; me gusta creer que me miran el alma, pero no puedo asegurarlo. lo peor es cuando me miran a los ojos, nunca había sido tan cansado ver a a las personas a los ojos, no soy del tipo que piensa que una mirada dice todo, pero me es desgastante el mantenerme viéndoles los ojos, algunos ceden primero, otros son del tipo que te retan y se quedan viendo sin parpadear. a mí siempre me pasa que cuando la gente me ve a los ojos, siento que me voy ahogando de poco en poco, como si de pronto me robaran cachitos de oxigeno de los pulmones – casi igual que cuando una chica bonita camina junto a mi.- en esos casos simplemente respiro profunda  y trato de pensar en una imagen clara y lejana de la situación.

Entonces eran como las 5 de la tarde, yo me estaba comiendo una manzana – para variar- y todos daban su opinión sobre asuntos que no tienen muy en claro, pero de los cuales se pueden pasar la vida repitiendo una y otra vez lo que les han dicho que digan. a momentos creo que es una especie de torneo de mascotas, cada  cual pasa y hace su gracia y recibe su premio; la única diferencia es que a mí se me olvido mi garbo hace tiempo, entonces cuando es mi turno, tengo que dudar por naturaleza – siempre lo nuevo provoca dudas- y no tengo en claro a donde tengo que ver, ni lo que tengo que decir;

Suelo y silencio, como era de esperarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.