9.6.13

La sombra de la Hormiga

Siquiera sé que es lo que se supone debo decir, no tengo en claro si es día laboral o no. es una sensación de nauseas que me frecuenta por las mañanas justo antes del desayuno. Podría sonar como un cliché bien definido al decir que nunca me había sentido de esta manera antes. de cierta manera me gusta ser reducido a un estereotipo. siempre termino en la misma casilla; a lo lejos sigues recogiendo tu cabello (supongo) la ciudad se deja invadir por el calor de lo que se dice primavera.

Nunca había caminado así por alguien, supongo son las premuras de la noche. la noche infinita, quejosa y complaciente. en cualquier momento podría encontrarme conmigo, espero no me tome todo por sorpresa y termine golpeándome sin sentido.


Tengo premura de tu voz, de los valles y crestas que va formando en el viento. premura de los movimientos aleatorios que va generando tu sistema nervioso, ya sean involuntarios o meramente premeditados. es la premura, misma que me hace quererte, saberte y dudarte. premura de miradas perdidas, miradas encontradas entre varios hilos de conversación. Nunca terminaré de entender la prisa que suele invadirme, así como nunca terminaré de entender la invasión de las hormigas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.