14.6.13

Malvivientes

"el lenguaje (y las normas gramaticales y sintácticas que le caracterizan) es un organismo parásito, un virus, que ha elegido nuestras mentes como hábitat"

Somos un recuerdo vago y malviviente entre los espacios perdidos de la ciudad desquebrajada; podríamos parecer muchachos inadaptados, de cierta manera lo somos. tengo bien claro mi papel en todo esto que está sucediendo. mientras tus letras van invadiendo la parte mal lograda de un gobierno conservador, angustia y decepciones, que solo van incrementando la espera de un domingo en la capital; mis letras se van, se van con el punto de fuga que logra el sol al atardecer, el punto de fuga que de cierta manera marca la directriz de las acciones vespertinas. no solo son los cafés y cigarros, bebidas carbonatadas, cervezas y lluvias; son las palabras, todo es básicamente palabras, las letras no, pues no somos tan específicos, es mas como una casualidad ocasionada por una catástrofe. palabras que van amontonándose en las ventanas y espacios concurridos, mientras la gente camina alrededor. Son las palabras las que le dan sentido a este momento, lugar, situación.

Había un puente, un puente con ladrillos, un clásico; las parejas se arremolinan frente a nosotros, mientras los cigarrillos se consumen; el escupirle a las balsas ya no es suficiente, el jazz se ha disipado junto con el aroma a cloro. el atardecer como toronja nos grita en la cara el optimismo que muere. mis historias ya la conoces y a cambio conozco las tuyas; somos malvivientes, porque nos gusta serlo, no por otra elección vacía. nuestra insignia es nuestro encendedor blanco, las mochilas preparadas, las meseras de cafeterías, los martes, los lunes y porque no la ciudad. quítanos todo eso y seriamos cualquier persona ante la vida.

1 comentario:

Anónimo dijo...

muy bonito Zoza*

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.