9.6.13

Secretos Efímeros

Hace Lunes, la ciudad se va quedando callada entre tanta oscuridad. las luces de los centros comerciales apenas y pueden darle batalla a los postes de luz mercurial. los 80 km/hrs del velocímetro simplemente confirman el hecho innegable: Larguémonos.

 Las vueltas se van frecuentando y van calando en la reserva de gasolina, la gente nos observa, pero sabemos que no tienen idea de que es lo que quieren ver. pueden mirarnos perdidos, mirarnos a lo lejos como paseando, o simplemente mirarnos como quien se pone a ver una barda en medio de la noche.

Tres calles más y seguimos llegando, como desde hace dos horas. para este momento la boca me tiene un gusto ilegal, que bien podría ser una palabra obscena. las estrellas siguen, siguen y siguen, yo también sigo.

Ay de la noche y sus juegos de límites, que van marcando la pauta, posibilidades y directrices. la noche que va diciendo que no hay reservas y que podemos llegar hasta donde queramos. la noche misma que va convirtiendo los cerros en nubes; de pronto no hay barrera alguna, aunque el cerebro se empeñe en decir lo contrario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.