12.7.13

Strangers in the night



La ciudad se convierte lentamente en un vals de parejas que van mutando a lo largo del recorrido, mi ventana se ve invadida por silencio. El circo se encuentra en la ciudad y lo único que quisiera saber es si los camellos pueden dormir tranquilos, pues la ciudad no duerme. Justo ahora, estoy No-Durmiendo. Sé que prometí mantenerme a la orilla de la pista, pero justo comienza una canción que me encantaría bailar, también tengo en claro que los dos entendemos todo lo que va sucediendo. También tengo en claro que los dos no entendemos todo lo que va sucediendo.

El lamento del primer autobús se hace presente, el lamento de las calles mal iluminadas, el lamento de llamarse Jorge, el lamento de saberte.

Algunas situaciones están fuera de mi alcance y control, hay algo de lluvia que me gustaría recordar desde el momento en el que la perdí de vista. Debió ser esa noche, en la que la noche se vuelve un espectador más de la ciudad que prefiere dormir para ir dando espacio.


Me gustaría pensar que hoy es martes, pero no estoy del todo seguro.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sé que prometí mantenerme a la orilla de la pista, pero justo comienza una canción que me encantaría bailar, también tengo en claro que los dos entendemos todo lo que va sucediendo. También tengo en claro que los dos no entendemos todo lo que va sucediendo.

Strangers in the night

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.