11.9.13

Déjà visité

Tengo por seguro que de dar vuelta en la siguiente esquina, el arroyo podría robarme la vista un par de minutos. La base del cerro se encuentra llena de pintas y los niños simplemente quieren jugar. Algunas personas siguen utilizando el canal para usar sus bicicletas; la presa sigue brillando por la falta de agua. Si pones algo de atención, te darás cuenta que el penal recién se mudó y está junto a tu puerta.

Tranquila, se volvieron todos intelectuales.


Sé que hace algo de calor, el tráfico es algo moderado y no sé cómo se llama la calle principal. El guardia me ha dicho que no puedo pasar, pero no importa pues no quería hacerlo de todos modos. Si sales con el tiempo encima y das unos 15 pasos te puedes encontrar unas sorpresas agradables entre luces y sombras. Aunque la gente sigue aterrada, creo que es causa mía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.