13.9.13

Jamais vu

Estoy teniendo cierta alucinación recurrente de no acordarme de ti, lo cual resulta extremadamente extraño. Al salir de casa resulta fastidioso, pues no puedo lidiar con la idea de confundirte con una ventana abierta. En estas situaciones la cuestión es simple: ¿Quién será el héroe de la historia?

Sé que te conozco, de verdad lo sé; al menos creo saberlo, es decir, creo saber quién eres. No puedo asegurar que te conozco pues sería estúpido pretender que se conoce enteramente una persona. Uno puede conocer a una persona y aun así tener ciertas lagunas respecto a ella. Puedo conocerte enteramente y aun así olvidarme de tu nombre.

Los nombres son el fastidio más grande del mundo, sobre todo después a de una junta de dos horas, tiene  la cortesía de invitarte un trago. Algún día recordare ciertos nombres y para mi bien espero estar sobrio cuando eso suceda.

No he puesto atención del todo y pase de largo justo en el momento que debía detenerme; realmente creo que mi problema son los limites. Bonito día para descubrirlo. De pronto siento que la habitación comienza  pulsar, ulular y moverse lentamente; la cafeína ha realizado su labor. Es la hora de dormir y mantenerme despierto es el sueño que deseo tener.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.