28.9.13

Sleep

El viento arde suavemente las hojas de los árboles, recorre las calles nocturnas, se va entremezclando con las sombras y se siente tan real a esta hora de la mañana. De pronto todo parece una nueva versión de lo que siempre termina siendo, el equilibrio constante entre llamarte y dejar pasar los días. Es tan difícil volverse invierno, es tan complicado el sentimiento de mudanza en el momento adecuado.

La noche simplemente nos muestra lo que creemos conocer de las cosas, un ambiente en constante cambio. No hay nada definido. El día en cambio, es tan plano, tan directo; la mayor parte del tiempo es predecible. No entiendo como las personas dejan pasar los momentos más emocionantes durmiendo.

Hoy me advirtieron acerca de aparecerme en los sueños de los demás. Fue algo como: “Hey deja de aparecer en mis sueños” siempre he pensado que de cierta manera, cuando sueñas con alguien, es porque esa persona tiene algo que decirte. Yo no me voy a aparecer en tus sueños para decirte los números ganadores de la lotería nacional, ni recordarte viejas historias, mucho menos voy a mentarte la madre. Creo que simplemente se trata de una casualidad bien orquestada.
Entonces lo único que me queda decir es:

“…By the way, do you have Zoe's number?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.