4.10.13

Wrong girl.

Aún recuerdo bien clarito esa mañana, era un viernes; para variar estaba crudo y además estaba lloviendo. Mis amigos seguían en su lugar. Justo al despertar la melodía invadió mi cabeza, no estaba pensando en nadie en particular (pero hubiera sido lindo) porque ya sabes era de mañana y todos seguían soñando con la celebración anterior, enredados en sus problemas adyacentes.

Me encanta el silencio que le da la lluvia a una ciudad como la nuestra –es nuestra, no podemos negarlo- le da una pausa, un respiro, una melancolía que me parece entrañable. Detesto toparme algún conocido mientras tengo una labor importante, sobre todo si me encuentro indispuesto –indispuesto bien podría ser ebrio-.


Si mi familia decidiera llamarme de vez en cuando para saber si sigo vivo, eso le daría un giro interesante a las cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.