21.11.13

Future



The future

Lamentablemente, esa es una carta que jamás me tocó jugar. Es una carta que por más que le diera la vuelta, pasaba frente a mis narices; una especie de descontrol que lamentablemente tengo que disfrutar.

La creencia que ha perdurado en la familia más tiempo, es la que dejo mi bisabuelo; por alguna extraña razón, tenía una manera peculiar de ver los sueños. Para él, los sueños eran una especie de reunión entre almas, momentos fugaces entre la noche y el cielo. Un club exclusivo, lejano de lo terrenal, en donde uno podía quedarse atrapado para siempre y no despertar del coma.

Luego, decía de golpe, que si uno se rascaba la cabeza o estiraba los brazos justo al despertar, olvidaba por completo sus sueños; todos soñamos, pero aquellos que actúan mecánicamente al despertar, son los que olvidan lo que sueñan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.