3.12.13

Maquiavelo.


Esto es una entrada, el número de la entrada, es el 17; básicamente habla sobre un pequeño gato gris, con un ojo apagado. Insistente como la tos de otoño y desorientado como mi vecino. Este gato no tiene nombre; aunque me gustaría llamarlo Maquiavelo en lo que resta de la nota, porque es un desgraciado, pero es un desgraciado agradable. No tengo idea de cómo es que llegó Maquiavelo a  la puerta de mi casa, ni de donde nace esta desesperación por entrar directo a la cocina. Es agradable que sea tan molesto, le quita lo molesto a los lunes, aun y cuando todo sigue básicamente igual.

3 comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.