1.12.13

Rocco


El problema primordial es beber, beber mucho, beber como si no hubiera mañana; luego uno se da cuenta de que si hay un mañana, lo peor del asunto, es que luego llega el lunes y llega lleno de pendientes, situaciones ajenas a la ciudad, pero bien cercanas a una oficina. Siempre me pasa que después de todo el alboroto, se me va como la coordinación; la manera en que la dupla ojo-mano trabajan se me olvida un poco y sigo desorientado aun y después de los tacos. 

1 comentario:

Arturo Contreras dijo...

Pues con eso de que no recuerdo nada de lo que pasó de siete a nueve de la mañana.

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.