30.1.14

Oh Vincent.

Realmente no creo que sea el invierno, pero la ciudad se cubre con una neblina de melancolía que se va acumulando en los parques. Luego uno no sabe quién se aproxima y todo se vuelve una sorpresa que surge lentamente frente a tus ojos. los arroyos parecen una reunión a medianoche de doble A, algunos tipos cuentan historias vergonzosas y personales. estoy tan asqueado de la cruda moral en todos los bares de la ciudad y en cuanto cruzo la puerta quiero regresar; pero la niebla siempre espera a mí salida como un aroma persistente. tú sabes cómo es esto del invierno, los aromas tienen una fuerza persistente, sobre todo en los cruces de peatones. tendré una memoria  terrible con los nombres, pero los olores son mi karma; son justo estas situaciones las que me mantienen al margen del movimiento urbano, de la gente que va dándole vida a la ciudad.

Algunos espacios no tan comunes como los cielos despejados, y alejados de toda la perturbación del no saber que sucede me mantienen a la deriva, algunas viejas memorias siguen siendo mi estrella polar. Los faros por otro lado se han vuelto cada vez más distanciados; casi nadie quiere advertirme de andar naufragando por los cayos de arrecife. el único beneficio es el ir ganando habilidad, en lo que se ha vuelto una lengua muerta. así que si de pronto tengo nauseas, trato de pensar que se trata de la travesía conjunta y no del alcohol, pues el alcohol hace que el viaje sea un especie de sueño.

Dentro de todo el proceso de llegar, naufragar y partir; la odisea de tu penumbra es simplemente un día malo en esta ciudad, porque cuando es de día puedo entenderlo todo con claridad. es la noche la que me da problemas, la paramnesia de los bares que me mantiene poco tranquilo y el extraño que se aproxima, pregunta tu nombre y enseguida te pide un cigarrillo; es esa tranquilidad en su rostro la que me da una envidia considerable, unas ganas de alejarme tan deprisa y dejarlos con los detalles a medias.

“And don't get me wrong, dear, in general I'm doing quite fine”





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.