11.2.14

Soy la Sofía de tus sueños


“…de pronto simplemente atravesaba el corredor; en otras ocasiones se limitaba a sonreír de lejos…”


Nuestra historia comienza un jueves por la noche, durante la lluvia de lo que parece un verano duradero. eran apenas unas semanas que llevaba frecuentándola de manera inconsciente, la cama era el médium perfecto para una situación como la que se estaba desarrollando; los destellos de su paso eran una especie de reminiscencia durante las mañanas. estaba decidido a saberle, saberle de manera directa y no tan solo por pasajes que ella soltaba entre situaciones aleatorias. es el breve momento ente la conciencia y el sueño cuando los sentimiento son más puros. aunado a lo que sucedía, me desconcertaba la idea de que ella no existiera del todo. ¿Cuántos rostros percibe el cerebro durante el día? una parte de mí tenía en claro que podría tratarse de una mera iteración de miradas y labios; unas voces con el pitch adecuado y un mix entre series y películas. todo se complicaba durante su presencia, pues apenas caía en cuenta de que ella estaba cerca y poco a poco comenzaba a despertar. otras veces era completamente distinto, pues justo al esperar el momento para retirarme de golpe, ella seguía ahí y claramente podía escucharle; eran pocas las palabras que podíamos cruzar antes de que se interrumpiera todo, pero pocas eras las palabras que necesitábamos el uno del otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.