3.2.14

Your Secrets

Insomnio primero.
Somos nosotros, los distraídos que hemos cruzado caminos en la estación; con rumbos distintos y algo poco menos de tiempo para charlar. somos una oleada de huesos, carne y putrefacción, que entre tanto ruido apenas y pueden notarnos. vamos cadavéricos, entre sombras y hastío; como esperando la noticia funesta de un futuro más corto, más digerible que tan pronto sea mencionado, el disparador correrá por cuenta propia para cortar de golpe cualquier vínculo existente.

Es el aura que nos cargamos, lo que atrae  y repele al antojo, las malas e infundadas decisiones, mismas que acaban por tragarnos  sin el menor remordimiento. estamos a punto de extinguirnos, entre especies que se adaptan con mayor facilidad que nuestros tercos resentimientos. lo aprensivo de la situación, suele ser el arma homicida, pero quien tiene tiempo para dramas, cuando el amanecer parece glorioso entre las capas de civilización.


No queda más que afrontar la vida y todo lo que conlleva y el dejarse llevar a la extinción absoluta que solo el lunes puede amortiguar entre sus brazos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.