7.3.14

Zzz



A momentos siento todo diferente, como si se tratara de mi segundo aire. no tengo las abrumadora sensación al caminar por las calles de regreso a casa; ni la tensión de los niños jugando con el balón; no me preocupa mi vecina saliendo a fumar cada cinco minutos, ni los ruidos molestos que conlleva la calle. supongo que hay un límite para todo y quiero pensar que en mi cabeza, se llegó/supero ese límite, entonces mi cerebro dice algo como: “fuck this shit” y hace como un reset. un respiro, un nuevo comienzo, dejando de lado la pretensiones absurdas de la gente que me rodea y que a momento me colman la paciencia, los momentos en los que el dialogo es más bien un monologo y los sermones indiscutibles de los pinches lunes.


Supongo que la gente lidia con todo lo anterior de maneras más rápidas y superfluas; que de un momento a otro en lugar de querer alejarse, no saber nada y evitar el contacto con situaciones similares; pueden hacerlo en algún escenario que los mantiene en el centro zen de su universo y así tiene la habilidad para seguir siendo amables y tranquilos y llevar la vida en paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.