16.5.14

Legua

¿Cuánto puedo quererte en una hora?

¿Cuánto cariño puedo tomarte entre los transcurso en una ciudad sin pies ni cabeza que crece exponencialmente; qué se pierde a si misma entre tanto objetivismo? probablemente lo que trato de decir, es que, a cada momento entre distancias cortas y recorridos breves, me invades el pensamiento; que en los momentos justos antes de dormir, mientras mi mente divaga archivando el drama diario, tu voz aparece; el sueño se disipa un poco, pero mi mente comienza cabalmente a dibujarte entre las líneas difusas que advierte la llegada inminente del mundo no preconcebido.

Así que he determinado que el hecho de quererte se mide perfectamente en leguas; mientras llegamos a determinado punto, todo va de maravilla, mientras la gente mantiene sus miradas ocupadas en lugares que tienen brillos fugaces que mostrar; pero en el momento justo, mientras las luces se apagan y la gente regresa, tu desapareces.

Recuerda también, que una legua puede ser un maratón. en resumen, todo es tan fugaz o duradero como queramos.

 ¿Es todo esto una trampa, para poder dormir más temprano?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.