15.6.14

Niebla.

Ya son muchas noches que venía soñando con ella, pero no había caído en cuenta de ello hasta hace poco; la situación fue de lo más extraño, pues en la oficina todos estaban callados, enfocados en sus labores, atentos a lo que surge del día y de momentos. La pared como el lienzo por excelencia daba una pauta para que tu rostro se asomara poco a poco y caí en cuenta de que me gusta escuchar de cercanos que te odian o que te aborrecen, pues yo no lo hago y me gusta sentir ese contraste absurdo. el contraste que solo la lealtad puede provocar.

A momentos entre las llegadas y las salidas, todo se queda quieto, hay una sensación extraña por todo el edificio y sé que estas por ahí, rondando, ninfeando; llevándote imágenes de espacios y situaciones, para volver con la fuerza de un desastre natural y llevarte todo de una vez por todas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.