31.12.14

strange mercy

Me agradan las maneras distintas que toma tu presencia, como cuando vamos de regreso a casa y tu mano me acompaña a la par mía; otros días cuando el tráfico y la gente, que presurosa abarrota la paciencia, te haces presente en los espacios dándoles un aire extraordinario; cuando la lluvia en las ventanas y los tejados vecinos, eres una especie de calma que reconforta la habitación; en las noches que se valen de las luces para mostrarse imponentes,  te haces presente entre los vacíos urbanos donde las estrellas se dejan ver a primera instancia; entre los balcones que reflejan las calles del centro y los regreso abruptos, estás y eso simplemente basta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.