12.1.15

Rutina


Me agradan los momentos en los que sonríes secretamente y nadie más lo puede notar. Los espacios breves de confusión, los traslados inusuales y como las luces frías iluminan tu rostro.  Ese momento final donde no hay vuelta atrás y de pronto me siento un poco perdido, pero es bueno perderse a momentos para poder regresar o incluso llegar a nuevos lugares.


Me gusta cuando estamos tan cerca que incluso puedo notar tu gesto sonrisa, los movimientos de tu cara mientras vas despertando de lo que ha venido siendo una rutina absurda llamada semana, aunque sé que no es una rutina como tal, es más bien un conglomerado de peticiones que van calando como rutina, pero no es una rutina. Las rutinas matan y duelen y secuestran ideales de 10 a 7, mientras que lo que nosotros tenemos no nos exige tales condiciones, nos mantiene en movimiento como observando con detalle lo que sucede y nos da el espacio para salir de golpe en el momento oportuno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.