25.2.15

Is this it


Estar vivo significa la inercia absurda de levantarse por las mañanas, de saberte con una rutina de horas y el tráfico a vuelta de rueda, un calor que se puede tornar lluvia con el aire gélido, las personas empujándote cuando llevan la prisa por llegar y seguir trabajando; estar vivo significa tener que aguardar a que la luz peatonal cambie a un tono más verde, pagar la gasolina, la renta y los recibos que tiene una certeza, como lo tiene la inseguridad de la cuadra de junto. A veces estar vivo es simplemente despertarse y comer algo que calme los ruidos del abdomen, dejarse caer el agua sobre el rostro y preguntarse que estarán dando en algún canal de la televisión, o tomarse el tiempo para poder perderle dignamente entre cualesquiera de las cosas se encuentren en línea. Vivo es una palabra que puede resultar absurda, uno nunca se la cuestiona mientras está en eso, es una palabra cuestionada cuando hay escasez de; pero quién soy yo pa decirles eso, pa tomar una palabra y explicarla hasta el cansancio y encontrarle muchas maneras. pa´mi no hay que buscarle tres pies al gato, más bien hay que buscarle porque el movimiento es vida y si te quedas calmo como cuando niño en las escondidas, nadie te encuentra; supongo que de adulto las cosas cambian y uno quiere ser encontrado y se mueve por toda la ciudad, con la hoja de vida entre los legajos, sorteando charcos y preguntando la hora. Se mueve uno como frenético y a toda hora y solo se toma un tiempo menor del recomendado para tener la calma mental de salir de nuevo.

Luego cuando uno está como no pensando, le llegan ideas, entre espera y espera cae uno en cuenta de que: Siempre serás más hermosa de lo que puedo recordarte

Justo saliendo de la bruma urbanística, los camiones llenos de personas con cara de mal humor y el clima que suele ser un factor decisivo cuando se trata de una ciudad; mi capacidad de recordar cosas se ve trunca y fallece a la menor provocación. No puedo recordarte con la certeza que me gustaría tener, ni con los colores vivos que amerita tu presencia; puedo tener un intento pero muy alejado de la realidad, una vaga figuración que va fugándose entre las personas.


Esta noche por ejemplo: yo con la ausencia que me es característica, al margen de todo y tú con el temple de siempre, alistándote para la batalla del mundo y sus modos de ser. La brecha se propaga pero tan solo para terminar juntos en una calma plausible que es tú presencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.