29.3.15

Home

De pronto todos los días se sienten como estar de viaje, como si fuera un extranjero, me siento ajeno a las cortinas, las sabanas e incluso a mi pijama. Como sí todo el acumulado de días que suceden entre cada paso por tu presencia, son días ajenos a todo. Me he estado desfasando de los días, estoy fuera de lugar, el espejo ya no me regresa la imagen correspondiente y tengo por seguro que estoy escribiendo en un día distinto; me siento un anacronismo cuando no estás aquí.


Tanto ser marinero para terminar extrañando el llegar al puerto, el saberse a salvo y con una calma, que aunque momentánea brinda las fuerzas necesarias para poder salir a tropezar de nuevo con las mareas, para sentirse en casa de nuevo. No hay una manera más adecuada de decirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.