13.6.15

Palabras Nuevas

Quiero sentir la distancia que existe entre nuestros cuerpos. Unas horas, unos días, no hay diferencia cuando se trata de ti. Los pasos entre los transeúntes suelen ser lentos, voy como arrastrando toda mi existencia, cada agonía se va alargando mientras no estás aquí. Efímera como las estrellas, apareces entre tantos rostros desconocidos, unas calles, unos pasos y nunca habíamos estado tan cerca el uno del otro. Sigue existiendo el riesgo inminente de caer el uno en el otro, pero es un riesgo con el que nos gusta vivir. La ciudad se consume en nuestra armonía, se pierde un poco y los ruidos terminan ahogados.

Sé que a momentos puedes terminar ausente, perdida de lo que estamos viviendo; los brazos que me rodean parecen de un mundo ajeno, reaccionas de manera mecánica, y sé qué no es intencional, es una respuesta  mientras todo se mantiene en su lugar.

Cuantas veces he caminado esas banquetas, al cobijo de la sombra del árbol,  ahogado en el ruido de los vehículos, mientras todo termina, das la vuelta y suavemente escapas.


No hay más en lo cual perderse, no hay un más allá después de tu cuerpo acercándose, las limitantes, las sonrisas, todo termina aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.