2.6.15

Para esto soñamos


¿Por qué he dejado de escribir?

Todo se ha venido sintiendo como una pausa, una que se acrecienta al grado de resultar abrumadora. Todo sigue en donde lo he dejado, menos mi estabilidad económica y diversos momentos entorno a los cuales se ha creado una expectativa que resulta extraña.

Justo hoy siento que todo es distinto, una falsa seguridad acompañada del miedo que genera el extrañamiento por tanta tranquilidad. Un futuro incierto lleno de altibajos y con la ausencia de toda esperanza.

Hay momentos en los que uno tiene que alejarse para tener un panorama más amplio, dejar secar el concreto entre los ladrillos, que la pared tome una forma más conocida y de pronto es eso, una pared.

Diseñador-escritor tenía que ser pa´ duplicar posibilidades de una crisis financiera, para ser errante a tiempo completo y oficinista a medio tiempo.

Entre tanto andar por la ciudad uno va perdiendo la capacidad de asombro, se cruza de bruces con la vida, con los cafés, las barras y la espera, uno ya lo conoce todo, ya no hay misterio en las calles, conoce las banquetas, sus árboles y sus lugares fétidos donde la basura se acumula. No hay sorpresa alguna aguardando en las esquinas, ni la más remota posibilidad de un suceso extraordinario y de pronto: .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.