25.8.15

El llano se ha quemado.



En los últimos días el silencio es lo más tranquilo que he sentido. el silencio se siente en las mañanas cuando todos salen presurosos a sus rutinas, o después del mediodía, el silencio es el llano, la sequedad de los pastos, los espacios donde quisieras no estar.

A veces el silencio toma otras formas, como cuando estas ausente en la ciudad y de pronto parece que no sucediera nada, el reloj no avanza y las personas afónicas. la ciudad se vuelve holgada y aburrida como sin una aventura entre sus calles.

De pronto todo transgrede y el silencio nos devora de un bocado, nos hace participes en sus dinámicas, nos vuelve sus presa, nos atora entre miradas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.