22.9.15

Somos gente encontrándose



Un vals lento entre caras poco familiares, la tarde de un lunes mientras las nubes se acumulan. Esquivando las voces que aún no reconocemos, contemplando el silencio de nuestra soledad. El encuentro más fortuito que he tenido en semanas, la sonrisa más sincera que me ha golpeado y unos abrazos que no parecen terminar. Esta ciudad siempre ha sido tan tranquila, pero es un secreto difícil de guardar.

Del otro lado una deriva que acontece  durante la nada, y entre la sincronía de los andantes hay un silencio que no logro recordar. Tu voz es el faro de mi naufragio, tus labios mis playas destino a perecer y entre tu ojos mi oasis toma forma.


No hay una claridad más absoluta que tu rostro.

1 comentario:

zeltzin alvarado dijo...

te la bañaste, que bonito éste.

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.