11.5.16

Columbograma



Ayer rescaté un ave de ser atropellada, estaba recostada a media calle, con la tranquilidad de quien se prepara a morir; al principio antes de todo el alboroto, le vi en el camellón, estaba simplemente ahí como si fuera un objeto más, un adorno entre las hierbas. la oleada de autos inminente no le procuraba prisa alguna y llegué a quitarla antes de todo. probablemente solo quería morir rápido y le he cagado el plan. las aves entienden de manera absoluta la muerte y lo que implica, tan solo hace unas semanas una urraca cayó del nido justo a media calle, era sábado, el alboroto de las demás me hizo salir de casa y antes de poder llegar a ella un carro la aplastó frente a mis ojos, supongo que no es la primera y ni la última vez que esto suceda en la ciudad, pero nunca antes había tenido tal deformación de un ser vivo frente a mis ojos, fue perturbador, las aves aledañas entendieron de inmediato que estaba muerta después de corroborarlo con el pico al intentar molerla un poco y enseguida se retiraron. moví los restos al césped cercano y la imagen se quedó conmigo desde entonces.

Está ave que quité de entre el asfalto, estaba calma, se movía poco y casi no oponía resistencia; ya en un lugar lejos de los autos y su velocidad dañina, le procuré algo de agua y alimento, pero se mantenía en su calma y movimiento casi nulo. le busqué un espacio tranquilo en el frente de mi casa y a la mañana siguiente estaba muerta. todo el tiempo trato de mantenerse alejada y tranquila, se mantenía al margen de las cosas y buscaba lugares escondidos. 

¿Cuándo esté a punto de morir trataré de alejarme de todos y todo?


Probablemente la muerte anda cerca, y está advirtiendo los sucesos; enviando aves mensajeras, de poco en poco para dar su mensaje a entender. sutilmente y frente a mi casa llegan, suceden y se quedan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.