10.10.17

Un.día.cualquiera



Tripas de paloma, el ruido del tráfico, el olor a comida rápida; un atardecer como cualquier otro día.

Me gustaría decir que se trata de una poesía, pero es un día cualquiera en la ciudad. una tarde que muere a los pies de la congestión vehicular mientras el aire arrecia el otoño, la lluvia sigue el camino a lo largo de las calles. caminar, notificaciones y distracciones constantes; apenas y puedo recordar el hilo narrativo de mi pensamiento. no recuerdo la última vez de un ataque de nostalgia, suceden demasiadas cosas, pareciera que la finalidad de la tecnología es distraer en lugar de facilitar. la brecha que se supone debió desaparecer se acrecienta como la siguiente oleada de carros a la espera de la luz verde.

La rutina se debe hacer de manera breve para garantizar su asimilación, no hay aprendizaje en una ejecución rápida de las tareas repetitivas. Queda la esperanza de que en algún punto entre la llegada y el deceso pueda tener un punto cumbre y vivir de manera óptima, saber que me hago experto cada día que pasa. me agobia la muerte.


Me gustaría tener una idea unificadora de todo lo que he venido tecleando desde el comienzo, pero solo es un fragmento entre la deriva de llegar a casa, una ventana durante la hora pico, un chascarrillo de elevador o la conversación respecto al clima mientras se busca algún vínculo más profundo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.