10.1.18

Tráfico




Tráfico en cada maldita calle de esta ciudad; -me pregunto a dónde migrará el tráfico vehicular durante las madrugadas o las mañanas frescas- mientras los semáforos sincronizados marcan una sinfonía de luz.

las calles en hora pico se vuelven una orgía de decepciones que lentamente diluye el semblante de cualquiera con una hora en mente. cuál es la puta necesidad de ir rápido a todos lados.

Muerte a los cronistas y a las constantes líneas que suelen trazar, pues no dicen nada acerca de mi vida y constante conflicto entre vivir al día, tratar de sobrevivir a la contaminación absurda de la urbe, y los carentes sistemas representativos. ignoran a quienes despiertan entre las calles sin tener un rumbo definido, un resguardo del tiempo, algo.


Lo único relevante de tratar, es cómo se ven envueltos con quienes los ignoran; así, finalmente formamos un ciclo constante de ignorancia, pero no de la que habla desde el desconocimiento, más bien la que surge de omitir intencionalmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.