29.1.19

29/365

Sunset in a cup

El atardecer que me niegan las paredes
las horas que se fugan entre las grietas
el poco tiempo en donde me gusta alinear mi escritorio con las líneas del azulejo
algunas canciones que fingen ser viejas mientras la mañana sigue su curso.
todo el atardecer contenido dentro de mi taza
como si no bastara con el universo
hay días que se despierta de inmediato y se contempla el amanecer durante una rato o dos
hay ratos en los que el atardecer se despierta de inmediato y se contempla por dos días.



¿hay alguien más en esta ciudad escribiendo en este preciso momento?
no refiero a la gente que se cuestiona lo inmediato en cualesquiera de las redes sociales.
de verdad, ¿en toda este mar de otredad hay algún ente tecleando para encontrarse entre tanto murmullo distractor?
Alguien afuera enviando una botella por las aguas negras de una ciudad que se preocupa más por saber que poner de estatus que realmente cuestionarse qué sucede



Supongo es más una crisis de cuestionarse qué estoy haciendo para hacer de este un lugar menos peor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por un momento piénsatelo bien.